Alguien Más.
4. La calidez del hielo


-Yo no se, pero yo ya estoy harta de que Mashi se la pase creyendose la prometida de Yoh-se escuchaba tras una habitación cerrada la voz de Anna

-¿Y a nosotras eso que nos importa?-se escuchaba la voz de una niña pequeña, era de cabello largo color azul, usaba una falda negra y una sudadera color rosa

-¿Cómo que que les importa?-dijo Anna enojada-tiene que ayudarme a que deje de fastidiar...

-¿Y eso como lo haremos?-dijo una chica de la misma edad de Anna, con un fino y lindo cabello rosa y ojos del mismo color

Uno de los espíritus que habitan en la casa arrastro un rotafolio a donde estaban las chicas, Anna se puso en frente con una regla mientras se ponia frente a Pirika y Tamao y comenzaba a explicar.

-Yoh no es el único chico en el mundo-dijo Anna mientras de la nada aparecia con unos lentes y un traje color azul marino del tipo maestra-conocemos a más chicos y que podrian necesitar una novia

-Ese tipo es más frío que el hielo-dijo Pirika-no creo que quiera una novia en estos momentos

-Hao Asakura-dijo Anna mientras volteaba la hoja y señalaba al chico de mirada maligna-no estaria mal, se parece mucho a Yoh

-Pero aún así podria hacerle daño a la señorita Mashi-dijo Tamao algo preocupada-no creo que deberia...

La chica fue interrumpida por un cambio de hoja brusco por la chica de cabello rubio, al pasar, se encontraron con otra foto

-Lyserg Diesel-

-Esta en Inglaterra, Anna!!-dijeron las dos chicas al mismo tiempo

-Horo-Horo-dijo Anna mientras las dos chicas lloraban por un pequeño chipote que traian en la cabeza

-No lo creo!-dijo Tamao-No creo que el jovén Horo-Horo, o la joven Mashi... no! simplemente no!

-Si! mi hermano ya necesita una prometida!-dijo Pirika, lo cual no contento mucho a Tamo-yo creo que Mashi le queda muy bien

-No te quejes Tamao-dijo Anna mirandola fijamente-solo quedan Ryu y Fausto, aunque Ryu ya es tu novio

-No es mi novio señorita Anna!-dijo Tamao mientras sus mejillas se ponian completamente rojas-

-Bien-dijo Anna, ya vestida con la ropa de siempre, mientras empujaba el rotatorio hacia la pared-entonces, ahora no nos queda de otra que ayudar a Mashi y a Horo-Horo

A la mañana siguiente, una gran camioneta negra ,con el logotipo "Oyamada's Company", se encontraba estacionada frente a la Pensión de los Asakura.

-Muchas gracias por prestarnos tu camioneta Manta-dijo Mashi mientras se subia a la ya antes mencionada.

-No te preocupes-dijo Manta contento-en realidad no te conosco, pero Anna me lo pidió "amablemente" para que pudieran ir a la playa

Después de esperar media hora, y poder encontrar como viajar comodos sin necesidad de estar tan apretados, comenzaron el viaje.
Anna los acomodo a cada quién, ella iba en el asiento del copiloto, mientras que Yoh, Tamao, Ryu y Manta iban en el asiento de atras, Pirika, Horo-Horo y Mashi iban hasta los ultimos asientos.

-Hoto-Hoto...-dijo Mashi mientras se reía un poco

-Es Horo-Horo...-dijo el chico con una venita en la frente

-Bueno, Horito...-dijo Mashi sin dejar de molestar

-No soy Horito, barbie sirena!!-dijo Horo-Horo con otra venita mientras sus ojos miraban a Mashi fijamente con ganas de estrangularla.
Fue entonces, que la camioneta tuvo que dar una frenada de emergencia, y debido a las reglas de física que se dirigen a todos los cuerpos, todos se movieron de forma brusca hacia delante.
Horo-Horo cayo de forma brusca sobre Mashi, lo cual ocasiono que sus labios se tocaran por tan solo unos instantes.
Los dos chicos se pusieron completamente rojos, sin embargo permanecieron en esa posición hasta que sus mentes reaccionaron.

-No soy barbie sirena-dijo Mashi mientras le daba un golpe a Horo-Horo en la cabeza, y lo separaba por fin de ella. El auto volvio a arrancar.

-¡Ponchi! ¡Konchi!-dijo Tamao a sus espiritus acompañantes-¿Qué se proponian haciendose pasar por un zorro muerto a mitad de la carretera y empujando a Horo-Horo contra Mashi?

-No sabemos, preguntale a Anna...-dijeron los dos espiritus mientras eran observados de forma maligna por Anna

-Pero se supone que ustedes me deben obedecer!!-dijo Tamao algo enojada

-Pero tu no nos das patadas-dijo Ponchi-y ella si nos maltrata.

Mientras la camioneta iba por la carretera, se vieron dos estrellas que salian rapidamente de la camioneta, una seguida de la otra

-Creo que la señorita Anna no va a ser la única que los golpeara...-dijo Tamao mientras cerraba la ventana, con una pequeña vena en la frente

-Ehmmm... Horo-Horo...-dijo Mashi más separada de lo que ya estaba del chico-¿no crees que traer esa chaqueta sera algo incomodo?

-¿A que te refieres?-dijo Horo-Horo mirando su chaqueta-¿tiene algo de malo?

-¿Hace cuanto no vas a la playa?-dijo Mashi intentando hacer plática

-Em...-Horo-Horo se puso un dedo en la barbilla mientras pensaba-No, pues la verdad no voy desde que pienso...

-¡¡Entonces eso es muy poco tiempo!!

-Quise decir, que desde que tengo memoria-dijo Horo-Horo enojado
El recorrido fue largo, escuchar como Horo-Horo y Mashi discutian por la primera estupidez que se cruzara, oír a Pirika, Tamao y Anna cuchicheando de cosas sin sentido, mientras Ryu cantaba una pequeña melodia (parece que va a llover...) y Manta e Yoh jugaban a las manitas calientes.
Al llegar, la camioneta se estaciono en plena arena, Mashi fue la primera en bajar estaba muy emocionada.

-Bien, les presento mi hogar!-dijo mientras se quitaba el vestido de manta que traía y mostraba un muy lindo traje de baño de dos piezas color blanco-beige y corria al mar para adentrarse en sus aguas.

-Se nota feliz...-dijo Horo-horo hacia Yoh

-Era de esperarse, aqui es donde ella vivía...-dijo Yoh con una sonrisita tonta-además, este lugar debe traerle muchos recuerdos.

El día paso rapidamente, todo resulto muy divertido para todos. El mar, la arena, el sol, todo era hermoso.
Sin embargo, el tiempo paso demasiado rápido, y no habian podido disfrutar todo lo que la playa les ofrecia, así que Anna decidió que se quedarian a dormir esa noche, cosa que ninguno rechazo ya fuera por miedo o por gusto.
Al llegar la noche, la luna llena brillaba en el cielo acompañada de las estrellas que se podian ver a simple vista, mientras todos se encontraban al rededor de una fogata comiendo el pescado que habia sido sacado del mar

-El pescado te quedo delicioso Mashi, cocinas muy...-después de que Yoh le habia dado un mordisco al pescado comenzo ha ahogarse, casualmente después de haber sido golpeado por Anna en la espalda

-Te encuentras bien Yoh?-preguntó Mashi bastante preocupada

-Una espina...-dijo Yoh mientras se tragaba el bocado de pescado con mucho cuidado

Llego el momento de dormir, seria al aire libre con las bolsas de dormir que cada uno habia llevado.

-¿Qué?-dijo Mashi mientras observaba su bolsa de dormir, estaba completamente llena de agujeros, cuando intentaba ponersela, ni siquiera le quedaba-¿Quién fue el simpático?

-No te deberias preocupar por eso...-dijo Pilika con una sonrisa maliciosa en su rostro-...¿cómo se supone que vas a dormir?

-Me duermo con Yoh!-dijo Mashi mientras se agarraba de un brazo del chico, mientras esta lucia una sonrisita en su cara.

-No! No hay suficiente espacio en la de Yoh!-dijo Anna respondiendo por el, mientras se llevaba a rastras a Yoh

-Ah, si Anna? Pues yo vi que...-el chico fue interrumpido al ser golpeado en la cabeza por Anna.

-No hay espacio, y se acabo!-dijo Anna arrastrando al chico con un gran chipote en su cabeza.

-Hermano tu bolsa es bastante grande, ¿no?-dijo Pirika mientras miraba de forma rara a Horo-Horo

-Ehmm... ah si! y muy comoda...-dijo Horo-Horo-pero no la voy a compartir con esta loca...

-Loca tu hermana que piensa que voy a dormir contigo-dijo Mashi sonrojada señalando a Horo-Horo- además, hace bastante calor, puedo usar este saco de naranjas maltejido para protegerme de la arena

-Pues, duerman bien!-dijo Ryu mientras se reconstaba en el saco de dormir y comenzaba a dormir. Todos lo imitaron mientras la luz de la fogata iba disminuyendo al transcurrir la noche hasta que esta se apago por completo.
Horo-Horo fue despertado por un ruido perturbador...
"Tsuki akari michikakete 'ku"
...alguien estaba cantando, era una canción muy linda...
"Setsunasa daite"
...además, la voz que acompañaba a la melodia...
"Hoshikuzu ga matataite 'ru"
...hacia la canción más angelical...
"Tsunoranu omoi"

El chico de cabello azul volteo a ver que era aquella melodia...
"Itoshiku yasashiku tsutsumare ima"
...se llevo una gran sorpresa al encontrarse con Mashi, estaba sobre el saco completamente roto, mirando al cielo...
"Yume miru kanashii ningyou"
...no estaba seguro, noto que una pequeña lagrima habia rodado por su mejilla...
"Izayoi ashita ga konai"
...el nunca la habia visto llorar de frente,

Pero algo le sucedia que no le agradaba en lo más mínimo...
"Itsu made mateba ii no"
...ver una lagrima desperdiciada, por más que tratara de negarlo...
"Izayoi anata ni todoke"
...sabia que sentia algo por Mashi

-¿Mashi?-dijo Horo-Horo con voz suave.

-¿Qué...?-Mashi se seco las lagrimas y se sento sobre la manta deshecha, después volteo a ver a Horo-Horo- no sabia que aún seguias despierto!

-No te detengas!-dijo Horo-Horo mirandola de forma linda

-Detenerme...? ¿En qué?-respondio la chica, fingiendo estar algo desconcertada

-Tu canción, es... linda-

-Gra... gracias...-dijo Mashi con un leve color rojo en sus mejillas-me la enseño mi madre-la chica se levanto y se sacudio un poco el vestido, el cual tenia un poco de arena.

-No! Mashi, espera! No... no quize ofenderte!-dijo Horo-Horo algo nervioso

-Tamao... ¿por qué no quieres ser mi novia?-se escuchó a Ryu, que hablaba solo entre sueños.

-No sera bueno despertarlos...-dijo Mashi mirandolo-...ven, sigueme

Horo-Horo no tuvo mucho tiempo para pensar debido a que Mashi ya se iba, recogió su chaqueta y corrio tras ella.
En cuanto alcanzo a la chica, comenzo a sacudir su ropa. No se oía más que el suave viento moviendo las hojas de las palmeras. Los dos chicos siguieron caminando durante un largo rato, mientras la brisa del mar acariciaba el cabello de cada uno.
De repente, Mashi se detuvo en seco.

-¿Que sucede?-dijo Horo-Horo mirando el lugar. No habia nada. Abajo, se observaban algunas tablas de madera cubiertas por la arena.

-Mi casa...-dijo Mashi mientras recogia una de las tablas, le quitaba la arena y se alcanzaba a leer "Um--o", el tiempo la habia desgastado por completo-lástima que no este presentable para enseñartela...
:
Mashi avento la tabla y corrió alejandose del lugar. Horo-Horo solo pudo seguirla, tratando de seguir su paso y no perderla de vista.
De pronto, llego a un monton de rocas donde el agua creaba grandes olas, Mashi habia desaparecido.
Horo-Horo vió la arena, sus huellas habian desaparecido frente a las rocas.
El chico no comprendia, sabia que Mashi no podria escalar ese acantilado en tan corto tiempo, sin embargo, sus huellas desaparecian frente a el
Horo-Horo se recargo en una de las rocas, y como si hubiera sido magía, se encontraba en una pequeña cueva escondida, algo humeda, pero acogedora.
Ahi estaba Mashi, frente a un pequeño altar que mostraba la foto de una mujer adulta, de cabello corto color morado obscuro, aparentando ser negro, lucia una gran sonrisa que no solo se reflejaba en sus labios, sus ojos la delataban: era una gran persona.

-Mei Umino-dijo Mashi con cierta melancolia en su voz-ella es mi madre

-Mashi...-

-Aqui es donde fue enterrada, aqui es donde guardo su recuerdo, ella no era de aquellas mujeres que les gustaba llamar la atención, por eso quise enterrarla aqui-continuo Mashi mientras una lagrima caía en el retrato de su madre, el cual sostenia apretando a su pecho-jamás me pude despedir como debiera, yo me converti en shaman por que creí poderla ver de nuevo, despedirme, decirle lo mucho que la quiero, pero todo termino, ella no quiere nada conmigo desde que la mate.

-¿Mashi?-dijo Horo-Horo mientras se acercaba a ella-¿Tu la mataste?

-Hasta ahorita, soy la única que pudo haberlo hecho-dijo la chica-tu me prometiste que me ayudarias a acabar con el asesino de mi madre, lo recuerdas?

-Si, así es...-dijo el chico lo suficientemente cerca de Mashi para poder observar el retrato de Megumi. Una mujer verdaderamente hermosa. Mashi apunto con una navaja el cuello de Horo-Horo, lo que hizo que el pensara por un instante lo peor.

-Entonces haslo...-dijo Mashi-... matame, mata al unico asesino de mi madre!

-No!!-Horo-Horo volteo a Mashi de forma brusca y le dió una cachetada que hizo ella callera al suelo-No se quien haya asesinado a tu madre, pero se perfectamente que tu no fuiste, y no pienso matarte de ninguna manera!

-Por qué?-dijo Mashi mientras sobaba su mejilla, aún en el suelo-No tienes pruebas de inocencia para mi

-Las pruebas de culpabilidad que tengo, son las mismas de inocencia-dijo Horo-Horo enojado-además... además... Mashi...yo... yo te amo!!

Horo-Horo salió rapidamente de la cueva, dejando a Mashi con cara de sorpresa. Regreso lo más rápido que pudo al campamento. Lo que hizo ¿Fue un error, lo correcto o simplemente... el destino?
El chico se recosto, perdiendose en sus pensamientos, sin preocuparle nada, sin sentir nada, simplemente parecia... muerto en vida.
Un escalofrio recorrió su espalda, pero no... no presto atención una vez más. Fue aún más extraño cuando sintió un brazo al rededor de su cuerpo. Era cálido.
Horo-Horo volteo, encontro a Mashi junto a el, al parecer no queria causar molestias, ya que estaba recostada en la bolsa destrozada, y sobre ella, la chaqueta del chico. Aquella que habia olvidado en la cueva.
Fue entonces, cuando Mashi se le acerco poco a poco a quedar a la altura del cuello del chico, mientras le decia a su oído "Gracias", la chica le daba un beso en el cuello.
Horo-Horo lo siento, esa calidez en sus palabras, esa confianza en si misma. Es la Mashi que el habia conocido antes.
El jovén, con mucho cuidado, se movio un poco al lado contrario donde Mashi se encontraba dormida. Cada vez que el se alejaba, Mashi abrazaba más, se sentia bien.
Después de mucho esfuerzo, logro mover a Mashi de los arapos donde estaba durmiendo a la bolsa de dormir del chico, puso su chaqueta sobre los dos cuerpos a punto de dormir, y consiliaron un largo y profundo sueño. Juntos.

-¿Pues no que no dormirias con ella?-se escuchaba entre sueños

-¡¡No la iba a dejar pasar frío en la noche!!

-¿Por eso despertaron abrazados?

-¡¡Eso no es tu problema!!

-Si! no es tu problema!-dijo Mashi mirando de forma amenazadora a Anna

-Si que lo es-dijo Anna mientras sacaba una pequeña foto donde aparecian Mashi y Horo-Horo abrazados-puedo ganar una fortuna con esta foto...

-Pues espero que tu fortuna te pueda renacer Annita...-dijo Mashi mientras se preparaba para comenzar a perseguirla.

-¿Cuántas fotos crees que necesites Anna?-dijo Pirika desde otro extremo-¡Aqui tengo un rollo lleno!

-La van a pagar caro!!-grito Mashi mientras comenzaba a perseguir a Pirika

-¿Pasaste buena noche Horo-Horo?-pregunto Yoh al chico mientras los dos observaban la corretiza de las mujeres.

-Simplemente, aprendi una nueva canción-dijo Horo-Horo mientras sonreía a su amigo

----FIN CAP.4----

Okie! el cap. 4 ya lo subi, ñahm, en realidad el fic no es muy bueno, pero me esta divirtiendo hacerlo (mwaja! pq creen que lo subo tan rapido?) les agradeceria si me ponen algunos reviews, pa que me suban el autoestima =D.
Cualquier queja, sujerencia, tomatazo, demanda, etc. consuntelo con mi agente o a mi e-mail.

Juri-chan
mashi@otakumail.com