Alguien más
6. El amor rompe barreras.


Umino solo pudo ver a la persona que tenia ante ella, Horo-Horo, tan lindo que habia sido con ella, tanta ayuda que le habia dado, y termino siendo quien habia arruinado su vida.

-No...-dijo Mashi, mientras una pequeña lágrima rodaba por su mejilla-...¡¡dime que no es cierto!!

-Yo no digo mentiras...-dijo el chico mirando fijamente a los ojos de la shaman

-Si las dices, y muchas...-dijo Mashi cruzandose de brazos. Una pequeña vena aparecio en la frente de Horo-Horo.

-Sabes que eso no es cierto...-dijo tratando de mostrar compostura, pero con la vena remarcada cada vez más.

-¡Vez como si las dices!-continuo Mashi, en la misma pose.

-Ya basta de juegos!-dijo el chico, desapareciendo la vena de su frente y mirando a la shaman desafiantemente-es hora de terminar la misión que comence hace tiempo...

-No lo haras...-dijo Mashi, mientras se quitaba el reloj de su cadera-...no me importa que seas quien seas, jure vengar a mi madre, y la vengare.

La chica coloco el reloj frente a ella, al parecer presiono un boton ya que de la nada el reloj se encontraba sobre un largo báculo, que al final tenia una pequeña, pero afilada, navaja.
La cadena que tenia el reloj, la amarro como dos eslabones de una cadena. Horo-Horo supo que estaba lista para pelear, justo cuando la chica lo amenazo con el reloj.

-¿Y que? ¿Crees que me lastimaras con un tonto reloj?-dijo Horo-Horo en tono de burla.

-Espera a ver...-dijo Mashi, levanto el báculo en posición vertícal, lista para azotar la navaja contra el frío cesped.

-Demasiado lenta...-dijo Horo-Horo justo en frente de ella, justo antes de que ella pudiera azotar el báculo contra el suelo. El ainu no perdio

Los ojos de la chica se nublaron, simplemente sentia como el aire le faltaba, el dolor físico y sentimental. No soporto más, la tensión era demasiada. Simplemente, cayó.
No tardo demasiado en despertar, sabia que tenia un misión por terminar, pero se estremecio al ver que habia permanecido un corto plazo de inactividad sobre el ahora enemigo que le habia ocasionado el desmayo.

-¿Mashi... estas bien?-dijo por debajo de ella, mientras la sostenia como si la fuera a cargar de hombros. La chica no perdio más tiempo, se paro y se puso en frente de el.

-¡¡Sínico!!-grito, mientras le daba en el estómago con el báculo. Con el reloj, no usaria la navaja, ella no mataba a menos que fuera necesario, el lo sabia, ella lo sabia, todos lo sabian.

-Hasta cuando soy bueno me tratan así...-dijo el jovén con cataritas en los ojos.

-¿¿¡¡Bueno??!! Llamas ser bueno, haber matado a mi madre? Llamas ser bueno haber destrozado mi vida? Llamas ser bueno haber destrozado la falda que tanto trabajo me costo surcir?

-A poco yo hice eso?-dijo el chico, mientras todo hacian una caida en general-un segundo! si apenas te conosco, como iba a hacer eso?!

-No finjas demencia!!-grito Mashi mientras corria al ataque contra Horo-Horo

-Oye! tránquila!!-grito Horo-Horo mientras esquivaba el ataque de la chica con su snowboarding. Mashi dió un gran salto para atras, separandose de el.

-Asco...-dijo la chica-me da asco verte...!!! Airu!! Posesiona el báculo!!!

-Ya casate!!-contesto Horo-Horo-Kororo! posesiona esta tabla!!

La chica fue al ataque con un largo grito, siempre tratando de darle a Horo-Horo, no importandole nada, más que sentir la rabia que corria por sus venas, esa rabia que irradiaba a su al rededor y simplemente le decia que matase al ainu.
Horo-Horo no podia atacar, sabia que la chica estaba confundida, estaba completamente seguro de que el no habia hecho nada, simplemente se mantenia a la defensiva (no iba a permitir que la chica lo golpease).
El sabia que llevaba la delantera, ya que era mucho más fuerte que ella, pero lo mejor seria que no se confiara.

-Muy bien, dejare de perder el tiempo...-dijo Mashi decidida, con la respiración agitada, mientras daba un gran salto hacia atras y se preparaba con su báculo

-Siempre me pregunte como realizaria su posesión-interrumpió Yoh, haciendo una de sus típicas sonrisas.

-A mi también me gustaria saberlo, pero no me gustaria averiguarlo cuando se anda enfrentando a mi...-dijo Horo-Horo, mientras se veía en sus ojos un poco de miedo

Mashi se preparo, alzo el báculo como lo hizo en la última ocasión, lista para atacar el suelo.

-Hermana...!-la chica escucho una voz detrás de ella-Hermanita!

-Por que no me dejan matar a este de...-Mashi de repente se detuvo en seco y analizo un poco la voz "Hermana, Hermanita". Volteo, olvidandose por un momento del ataque-Yoru!!!

La pequeña niña de cabello rojizo y ojos grises miraba con algunas lagrimas en los ojos a su hermana. Usaba un uniforme de colegiala, mas bien de internado, con falda y corbata color gris, y sueter, calcetas y zapatos color negro.
Su cabello era largo, peinado de una media cola, no usaba fleco, solo adornaba un poco dos mechones de cabello que salian del centro de su cabeza.

-¿Que se supone que haces aqui?-dijo Mashi mientras la abrazaba-¿Y el internado?

-Me escape-dijo la niña con la mayor naturalidad del mundo-no daban bien de comer hermana

-Tonta!-dijo Mashi mientras una lagrima caía al cesped-sólo ahi estarias segura!

-¿Segura?-dijo muy ingenua-¿de el niño ese que me rapto?

-Te...-Mashi solto por un momento a su hermana, y volteo a ver al ainu (quien estaba bastante desconcertado)-te atreviste a raptar a mi hermana?! cobarde!!

-No... Mashi...-dijo el chico en su defensa-yo no conosco a esa niña!!

-Hermanita, tengo miedo...-dijo la pequeña mientras se escondia trás su hermana

-Es tu palabra contra la de ella Horo...-respondio Mashi mirandolo fijamente, protegiendo a su hermana con una mano, mientras con la otra, sostenia el báculo que apuntaba a Horo-Horo-...y ella es la única en quién puedo confiar ahora

-Mashi...-Horo-Horo ya no sabia que decir, ella no confiaba en el-...mirame a los ojos, me crees?

La chica se centro en los ojos negros del shaman, sus miradas estuvieron fijas durante mas de un minuto o dos.

-Yoru...-dijo Mashi, callando el silencio que se mantenia en el cementerio-...¿estas segura que fue el?

-Claro que estoy segura!!!-dijo Yoru saltando de su escudo y enfrentandose a su hermana-¡¿Le crees mas a el que a mi?!

-No, Yoru es solo...-la shaman miro a su hermana, luego al chico, hizo lo mismo un par de veces, totalmente confundida.

-No lo permitire!!-dijo Yoru, perdiendo la paciencia mientras se alejaba de la chica-No!!!

-Yoru!!!-grito su hermana desesperada.

De pronto, un gran humo cubrió a Yoru, cuando este se disipo, vieron a la chica, pero completamente cambiada.
Llevaba una manta color beige, que le cubria el hombro derecho hasta un poco más arriba de sus rodillas y un collar rojo que le sostenia la ya antes mencionada manta.
Algunas pulseras y adornos en los brazos, sandalias no muy altas y un aretes en sus orejas bastante grandes.
Quiza esto pareciera normal, su traje de batalla, ¿pero cómo responderian que se viera de unos 15 o 16 años?

-¿Apoco esa es tu hermana?-dijo Ryu con ojos en forma de corazon, mientras miraba con un leve sonroje en sus mejillas

-Si, soy yo... Yoru...-dijo la chica-la persona más querida por Mashi!!

-Te equivocas!!-grito Mashi-tu no eres mi hermana, tu no eres la Yoru que yo conocí!!

-Claro que lo soy!!-dijo Yoru mirandola fijamente-tu unica y querida hermana

-Tranquila...-dijo Horo-Horo acercandose a Mashi, quién se encontraba incada en el suelo, mirando con lágrimas en los ojos a su hermana... no, a la mujer que estaba en frente de ella-solucionaremos esto...

-Dejala en paz!!-grito Yoru desde donde estaba, mientras apuntaba a Horo un ataque suyo. El chico no se percato de lo que sucedia, así que recibio el impacto siendo

-Yoru! controlate! no me hizo nada!!-grito Mashi después de mirar a Horo-Horo

-No Mashi!-grito Yoru-nadie te merece, todos los que creen merecerte, han muerto!-después de decirlo, la chica se tapo la boca con su mano.

-¿Qué... qué has dicho?-dijo Mashi acercandose a la niña, tratando de mantener serenidad (la cual no se notaba en sus ojos), al llegar a la pequeña la sostuvo de la manta con las dos manos-¿Qué has dicho Yoru?

-No lo iba a permitir!-dijo Yoru-mi madre, mi padre, todos tus amigos me iban a separar de ti, no queria que te fueras hermana!

-¿Porqué Yoru? ¿Por qué?

-Porque te quiero, solo para mi, fuiste la única que me ayudo, quién me rescato-dijo Yoru-gracias a ti conocí el amor, y si no me perteneces... ¡¡NO LE PERTENECERAS A NADIE!!

-Mashi!-grito Horo-Horo cuando vió que un humo gris-azulado cubria a las dos chicas.
Antes de disiparse, escucho una voz que decia "Veamos que tan bueno eres para las adivinanzas".
Al disiparse, encontro a dos Mashis frente a el.

-Horo-Horo!-dijeron las dos a la par, era impósible reconocerlas, misma ropa, mismo baculo, incluso su poseción era identica.

-¡No me importa que me hayas copiado!-grito la Mashi que se encontraba a la derecha-¡Estoy segura que yo soy Mashi, y voy a matar al asesino de mi familia!
Fuera quién fuera, la Mashi que habia gritado dio un impulso y en un abrir y cerrar de ojos, la shaman se encontraba atacando a su gemela.
Vieron que una de las Mashis se encontraba recargada en el gran encino, con los pies flotando sobre la tierra.
Su gemela, le estaba apretando el estómago con su báculo, mientras la levantaba en el árbol. La estaba asfixiando.
La shaman atacada gritaba de dolor, sus gritos retumbaban en la cabeza del joven ainu, sin embargo, ¿cómo saber si era ella? o ¿la Mashi falsa? ¿A quién debia atacar?

-En realidad, por mucho que quiera matar al asesino...-resono la voz de Mashi en la mente del shaman del norte, mientras veía como la chica disfrutaba un baño en la pensión, Horo-Horo estaba a su lado, mirando al lado contrario-...no suelo recurrir a eso

El chico fue despertado de sus sueños por un fuerte grito por parte de Mashi. Eso le estaba doliendo, y mucho. El chico no lo penso dos veces, simplemente ataco con su Snowboarding a la copia de la shaman
Esta, al sentir el ataque por la espalda y voltear, irio a la verdadera Mashi en la pierna.
Al mirar hacia arriba, una luz brillante causo molestias a sus ojos, recien abiertos de golpe.
Se paro con la respiración agitada, noto que se encontraba en una comoda cama, el cuarto era completamente blanco. Un hospital.
La chica sintió una pequeña rafaga de frío, miro hacia la ventana y noto que las cortinas estaban volando.
La chica se sento sobre la cama, traía un dolor de cabeza terrible, cuando se dispuso a pararse sintio un dolor tremendo en su pierna derecha. Volteo a verla, estaba vendada. No habia sido un sueño, por mucho que quisiera.

-No deberias hacer tanto esfuerzo...-dijo una voz proveniente de la ventana, mientras escuchaba que este cerraba la ventana con mucho cuidado-tu herida aún no esta bien

-Horo-Horo!-dijo la chica sorprendida-¿cuanto tiempo llevo aqui?

-dos días...-comento mientras se sentaba a un lado de la chica

-¿¡¿¡Dos días?!?!-dijo con asombro-eso es mucho!!

-Y tener que soportar tus ronquidos por dos días, es aún peor...

-¿Cómo supiste de...? un segundo... ¿Acaso te quedaste... los dos días... aqui... conmigo?

-Fue insoportable...-recibio un jalon de oreja de cinco segundos por parte de la chica, cuando lo solto, continuo-...pero siempre estuve aqui

-¿Qué... qué sucedio con Yoru?

-¿Cómo... no recuerdas nada?

-Ehmmm... solo recuerdo... a mi gemela-perdida-malvada, me caí de un árbol, y desperté!-dijo Mashi con cierta ingenuidad en sus palabras

-¿Segura que no recuerdas nada?-preguntó Horo-Horo sorprendido

-No...-

-¿Segurita?

-No...-contesto, esta vez algo impaciente

-Deberitas, deberitas?-continuó Horo-Horo

-Si, no recuerdo nada...-dijo Mashi, esta vez con el puño alzado y una pequeña vena marcada en el

-Ni aunque sea un...-

-AY YA CALLATE Y CUENTAME QUE SUCEDIO!!!!!-gritó Mashi interrumpiendo al chico, completamente impacientada. Después de escuchar un "Shhh" fuera de la habitación y recordar que estaba en un hospital, se recostó en su cama dispuesta a escuchar al jovén de Hokkaido.

+~+~FLASHBACK+~+~
-Cómo?...-dijo la chica transformandose de nuevo en Yoru, con el mismo traje, pero un espejo sostenido por su brazo derecho-...cómo supiste que era yo?

-Eso fue facil...-dijo Horo-Horo con una mirada de confianza-...simplemente

-Está enamorado de ella, y el amor solo es correspondido a una persona-después de que Anna dijo esto, todos cayerón a excepción de Yoru y ella misma.

-Que ridiculez...-dijo borrando la gota que le colgaba a lado de su cabeza-

-Aún así, fuera como fuera, no es justo que quieras tener a Mashi solo para ti...-dijo Horo-Horo, levantandose de nuevo-... si tanto la quieres, debes dejarla estar con las personas que ella ama

-¡¡Pero nadie la merece!!-grito Yoru cual niña pequeña lloraba por un dulce-¡¡Tu no entiendes!! ¡¡Yo fui creada por el mal!! Hao me creó para poder terminar lo que habia dejado inconcluso antes de morir, pero gracias a Mashi... Mashi fue la única en ayudarme, ella me encontró, ella fue la única que jugaba conmigo, rogó a Megumi que yo pudiera vivir con ellas!

-¿Hao?-cuestiono Yoh, con los ojos como plato-¿Eres decendiente... de Hao?

-Mi primera misión-dijo Yoru sin prestar atención-era destruir a aquellos shamanes que habian sobrevivido sin aceptar estar de lado de Hao, el padre de Mashi se fue de su lado, pero Megumi... se nego rotundamente, por lo que sabia que debia destruirla

-Entonces... mi madre también era un shaman?-dijo una voz debil, proveniente del gran encino. Mashi se estaba levantando...-ahora si, me doy cuenta que las mamás no nos cuentan todo.
La chica estuvo a punto de caer de nuevo por el cansancio, pero Horo-Horo llego a tiempo para poder sujetarla y recargarla sobre su hombro.

-No te detengas hermanita, continua...-dijo Mashi mientras se sujetaba de la mano de Horo, que rodeaba su cadera.

Una pequeña lágrima corrió por la mejilla de Yoru, podia ver el daño que le habia hecho a su hermana, sin embargo, se comporto amable con ella.

-Tuve... tuve que matar a mi madre... pero ya no era solo por el hecho de que mi creador me obligaba-prosiguió Yoru, esta vez con la voz entrecortada-no podía permitir que nadie más tuviera a mi hermana, nadie más que yo!

-Es por eso que querias que yo matara al tarado que tengo a mi lado?-dijo Mashi mientras sonreía dulcemente a su hermana

-Si no estuvieras así te golpearia...-dijo Horo-Horo entre dientes, sin embargo, Mashi lo escucho y trató de darle un zape en la nuca. No hizo tanto daño como los que siempre daban, se estaba poniendo muy debil.

-Si...-dijo la shaman algo sonrojada-...fui creada por el mal, y mi naturaleza me obliga a destruir al estúpido que anda pretendiendo a mi hermana

-Quiza... quiza...-dijo Mashi meditandolo, mientras Horo-Horo tenia una leve vena en su frente y un sonroje en sus mejillas-¿Pero qué tan imponente es el mal, que te impide dejar de hacerlo?

Todos se quedaron pensando la expresión que Mashi acababa de decir, en realidad tenia mucha razón.
A Yoru se le pusieron los ojos como platos, mientras meditaba las palabras una y otra vez en su cabeza.
De pronto, vió como la mano de su hermana (a punto de caer por el cansancio) estirandose hacia ella.
Vió a su hermana (quién le sonreía debilmente), vió su mano, repitió este paso un par de veces.

-Lo siento...-dijo mientras se daba la media vuelta, Mashi bajo su mano totalmente rendida-...pero la única forma de hacerte feliz, es dejarte con las personas que quieres, debo irme, tengo misiones que cumplir, pero recuerda... siempre te querre.
La chica fue iluminada por una luz gris-azulada y desaparecio de repente, todos se quedaron mirando a Mashi, mientras una pequeña lágrima corria por su mejilla.

-Ahora si... me quede sin familia-dijo la chica, mientras perdia el sentido una vez más.

+~+~FIN FLASHBACK+~+~

-Así que... eso paso?-dijo Mashi pensando en lo que le acababa de relatar el ainu

-Si...-respondio, tratando de parecer lo más sentimental pósible

Una brisa fresca se sintio de nuevo en la habitación, los dos chicos voltearon a la ventana. Estaba de nuevo abierta, al mirar, junto a la cabecera de Mashi vieron a su pequeña hermana, esta vez con apariencia de niña pequeña y con un vestido muy fresco.

-Lo siento...-dijo mientras dejaba una pequeña caja sobre su cama, levemente sonrojada

-No tienes por que pedirlo-dijo Mashi sonriendo a la niña-creo...

-Ojala te recuperes!-dijo la niña sonriendole muy amistosamente, después volteo a ver a Horo-Más vale que la cuides bien, o te aseguro que moriras...

-Si...-dijo Horo-Horo con sus ojos como puntitos, la niña se limitó a exclamar una pequeña risa, sacarle la lengua al joven de Hokkaido y desaparecer, como si nada hubiera pasado.

Los dos chicos se miraron con una sonrisa, después, como si algo les hubiera llegado, desviaron sus miradas mientras se sonrojaban levemente.

-Creo que... ire a cerrar la ventana-dijo Horo-Horo, con la cabeza boca abajo

-Si, se siente frío...-continuó la shaman, tratando de mostrar indiferencia

-Y...-dijo Horo-Horo mientras se sentaba en la silla-¿Qué tiene la cajita?

-No se...-dijo la chica mientras sostenia el pequeño cofre de madera entre sus manos, lo abrió de repente y encontro dos lunas menguantes (hechas con conchitas de mar) en el, abajo, una pequeña nota.

"Mashi:
Esta es la única herencia que te puedo conseder, perdona por no ser millonaria, pero estoy segura que la suerte pronto te sonreira.
¿Recuerdas aquella gargantilla que alguna vez te regale? Ahi es donde tendras que colgar una de las lunas que te regalo, la otra, tendras que regalarcela al ser más querido que tengas

Te quiere,
tu madre.

P.D. El centro de la luna lo tendre yo, para que sepas que siempre estaras en mi corazon, pase lo que pase y hagas lo que hagas"

La chica levanto las dos lunas, una en cada mano, mostrandoselas al chico que tenia en frente.
Se quito la gargantilla que traía en el cuello, y colgo una de ellas en el, la otra, simplemente la guardo.

-¿Y bien?-dijo Mashi-¿Cuándo voy a salir del hospital?

-Dentro de 3 días-contestó Horo-Horo

-¿¡Tanto?! ¿Tendre que soportar tanto tiempo contigo en el mismo cuarto?

-Mal agradecida...-dijo el chico desde su silla, con una venita en su frente

-¿Que culpa tengo de que seas un pervertido?-dijo Mashi sonriendo maliciosamente

-Vez como esa chica no te convenia como prometida?-decia una voz seria desde la puerta

-Quiza... jiji-dijo la voz tranquila de Yoh, mientras observaba la discusión de los chicos

-No soportarias a nadie que no fuera yo...-dijo Anna, mostrando indiferencia

-¿Cómo puedes estar tan segura de eso?-dijo Yoh, mirando esta vez a la rubia

-Simplemente, lo se...-dijo Anna sonriendole a Yoh, de forma tranquila.
Mientras tanto, Horo-Horo y Mashi seguian peleando entre ellos, olvidandose que estaban en un hospital. Todo como siempre.

----FIN----

Ñam... y que creen? que el fic se acabo! xDDD mwaha! no sucedio nada entre Horo y Mashi (ah! eso es lo que ustedes creen... un segundo, hable de más) Bueh, espero (de hecho, ruego al cielo, que mi milagrote se cumpla!!) que les haya gustado el fic, y porfis! dejen reviews!! se siente... extraño tener poquitos reviews terminando un fic entero, bueh, como sea, da igual, con que les guste (y que me gusto a mi) me basta ^^!.
Ñum, gracias a Anna, Eleone, Anonim, Sora, Jess y a la loca de Nass (si, fue la que más me ayudo xD) por sus reviews, y tb a todos los que leyeron el fic ^u^.
Ñum, se despide esperando que lean su prox. fic.

Juri-chan
mashi@otakumail.com